SARO

Sistema de Administración del Riesgo Operativo (SARO)

 

Es la posibilidad que la Cooperativa incurra en pérdidas por deficiencias, fallas o inadecuaciones por fuentes de riesgo como son las personas, los procesos, la tecnología, la infraestructura, acontecimientos externos y ajenos como son los hechos de la naturaleza; incluye entre otros,   riesgos como el fraude, errores u omisiones, demoras, hurtos, y los riesgos que afectan la continuidad del negocio, así como también los riesgos legales y reputacionales como consecuencia del Riesgo Operacional.

Cooperativa Financiera Cotrafa ha implementado el Sistema de Administración del Riesgo Operativo el cual incluye metodologías, procedimientos, políticas, registros de eventos y aplicaciones tecnológicas que contribuyen a generar mayor eficiencia y eficacia en los procesos, reflejándose en la prestación de los servicios.

El sistema permite identificar, medir, y mitigar los riesgos a los que se ve expuesta la Cooperativa y para su desarrollo se tiene en cuenta la participación y el respaldo de todos los empleados.

Además, busca fortalecer la seguridad y solidez con la finalidad de proteger los intereses de los consumidores financieros, para lo cual se implementan mecanismos, estrategias, tecnología, procesos.  La política de riesgos adoptada está alineada con los objetivos estratégicos de la Cooperativa.

En cumplimiento de lo establecido por la Superintendencia Financiera, según Circular 041 de 2007, Capítulo VI de la Circular Básica Contable y Financiera de la Superintendencia Financiera de Colombia, la Cooperativa ha desarrollado la identificación de los riesgos en cada uno de los procesos y actividades, con base en la metodología establecida en el Manual de Riesgo Operativo y los Mapas de Riesgos, que incluyen la gestión integral de la evaluación y las medidas de control para asegurar que la entidad tenga niveles mínimos de riesgo.
 
Como parte de la Gestión del Riesgo, se han implementado estrategias y contingencias de sistemas para garantizar la continuidad en la prestación del servicio ante eventos adversos o de fuerza mayor, y su efectividad se mide a través de las pruebas de contingencias que se realizan con cierta periodicidad.

En cuanto a la seguridad de la información, se cuenta con la implementación de los requerimientos mínimos de seguridad y calidad para la realización de operaciones en cada uno de los canales de distribución de servicios, en cada uno de los productos y para los terceros contratados. Este sistema permite que los consumidores financieros realicen sus operaciones de forma más segura y confiable.